Por Diana Barrera

Dirigida por Adam MacKay y nominada a cuatro categorías en los Oscar 2022 (Mejor banda sonora, Mejor guion original, Mejor edición y Mejor película), Don’t look up (No mires arriba) es una película estadounidense de ciencia ficción y sátira distribuida por la plataforma Netflix.

Dos científicos, Kate Diabiaski (Jennifer Lawrence) y el Dr. Randall Mindy (Leonardo DiCaprio), descubren un enorme cometa que se dirige a la Tierra, que, según sus cálculos, en seis meses se impactará y destruirá el planeta.

Una vez que superaron la sorpresa de su hallazgo, deciden revelarla la información a la Casa Blanca, sin embargo, se encuentran con una presidenta megalomaníaca (Meryl Streep) que, pese a las advertencias, ni el estado presidencial, ni la prensa, ni otras asociaciones les creen. La historia cambia, en un giro cuando la presidenta de Estados Unidos se ve envuelta en una polémica que le puede costar la carrera política, así que decide incluirse en la investigación del cometa y de la catástrofe que se aproxima a la Tierra.

Esta película cautiva la atención de millones de usuarios, gracias al elenco que además de Jennifer Lawrence, Leonardo DiCaprio y Meryl Streep, cuenta con la participación de Cate Blanchett, Jonah Hill, Jason Orlean, Mark Rylance y Timothée Chalamet, incluso a Ariana Grande hace una particular aparición musical, pues gracias a esto, se podía vislumbrar a una gran puesta en escena.

Pese a su gran elenco fue considerada una sátira que raya en el absurdo, la película hace una crítica al sistema y a sus diversas instituciones y situaciones, además de abordar el ya conocido argumento de Estados Unidos ‘salvando’ al mundo con sus múltiples intervenciones.

Por otro lado, desenmascaran esas figuras de autoridad y se muestran las verdaderas intenciones de los personajes, en este caso los políticos, los empresarios y hasta los científicos. Sumado a esto, nos muestra una representación de la vida misma, pues aborda temas de decepciones, engaños y amores que terminan.

Rotten Tomatoes deja entrever que entre las críticas para Don’t look up, solo el 55% de las opiniones especializadas en los Estados Unidos eran positivas, lo que posiciona a este filme como nada gustado por los críticos, pero si por la audiencia, quien se encargó de valerles 4 nominaciones a los próximos Oscar.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *