Por: Martín Felix

Deleitarse con la sangre y su delicada caricia al tocar el rostro cuando salpica. El hermoso estruendo de un hueso que se parte para rebosar en pequeños trozos. Melodiosos gritos de desesperación inundan la pequeña habitación. Nada se sabe, nadie sospecha de una corbata elegante y un rostro angelical en American Psycho.

Es sutil la forma como rápidamente caemos en el encanto de Patrick Bateman (Christian Bale), un personaje emblemático de la superficialidad, la vanidad y la avaricia, pero con una tonalidad extraña y amorfa, la cual, lo hacen reconocerse como un ente vagando en nuestro plano.

Levantando el ápice que a pesar de poseer lo material, somos nada. Sobresalta sus ánimos cuando hay algo fuera de su control, pues encarna el metal lustroso que debe ser reconocido por una sociedad poderosa, acaudalada, brillante y de gustos extravagantes. 

Forma un núcleo reflejante de algunas esferas sociales del ayer y el contemporáneo. Haciendo presente la hostilidad de la clase cuando se topan con personas no dignas y de menor condición a ellos.

Además, Mary Harron nos presenta un equilibrio entre la dualidad en una persona, con fachada social intachable, casi perfecta y ejemplar de un lado, mientras por el otro, se muestra a un ser enfermizo, con inteligencia psicótica, visceral, lasciva, cruel y con insaciable sed de sangre. 

Gigantesco monstruo acechante en la jungla de acero, usando como carnada el dinero, brillantes y otros artilugios para atraer a sus presas. Un metódico, meticuloso y relajado depredador hambriento de entregarse a su naturalidad atroz.

Gustos mismos de una filia relajante a sus pensamientos, de un cáliz para saciar su abominable alma; representando lo nebuloso, enredado y complicado de la mentalidad, así como del carácter humano. Del turbio y sádico alcance de los pensamientos, aunado a lo sorpresivo e instintivo de los actos presenciados.

Sobre el último tajo, esta cinta nos somete a un delirio tremendo, nos arrincona a pensar sobre los poderes del intelecto, un desquiciado portal donde podemos ver a quien odiamos atravesados con un hacha o creer que la sociedad de nuestros días ha dejado de impresionarse con tan voluptuosa violencia sanguinaria.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *