Por Alejandra Montes de Oca

La ola coreana (Hallyu) ha puesto a Corea del Sur en el mapa internacional del entretenimiento. Siendo mencionada por primera vez en el periódico chino The People Daily para describir la euforia de los jóvenes chinos por productos del entretenimiento -que al principio eran en su mayoría series y música- exportados por Corea del Sur.

Hoy en día, el Hallyu abarca incluso la comida tradicional y el maquillaje proveniente de dicho país, siendo productos normalmente conocidos por su alta calidad.

El gobierno de Corea se ha enfocado desde 1997 en la exportación de su cultura a través de estos elementos. Después de su gran crisis económica, el impulso de la cultura fue incluido como una forma en la que también se podría desarrollar su economía. Los resultados son cada vez más visibles.

La gran mayoría probablemente hemos escuchado de BTS, el grupo surcoreano más famoso del momento y que se considera un orgullo nacional al atraer el interés internacional por la cultura coreana. Ellos son uno de los muchos ejemplos de cómo la cultura pop ha ayudado a expandir el interés por la cultura y sociedad surcoreana.


Varios medios revelaron que los ingresos de la compañía Big Hit Music, a la que pertenece BTS, representaron al menos un 3% del PIB de Corea del Sur en 2018.
Imagen vía el Facebook oficial de la banda.

Como parte de esta expansión cultural, poco a poco las producciones audiovisuales surcoreanas están obteniendo el reconocimiento que merecen y las series de televisión (mejor conocidas como k-dramas) no se quedan atrás.

Desde el nivel de producción, la atención a los detalles y guiones bien elaborados, los k-dramas cada vez son más arriesgados al tratar temas fantasiosos con grandes costes de producción y efectos especiales, o al aventurarse con temas controversiales que antes parecía imposible exponer.

Es por eso que aquí mencionaremos 5 k-dramas fantásticos que denotan la calidad y el atrevimiento de estas producciones, series que, en definitiva, no se deberían subestimar.

¡HOLA Y ADIÓS MAMÁ!

¡Hola y adiós Mamá! nos cuenta la historia de Cha Yoo Ri, una mujer que ha sido fantasma desde hace 5 años después de morir en un desafortunado accidente, dejando a su esposo viudo con su hija recién nacida.

De repente, una oportunidad única le es presentada: podrá revivir por 49 días en los que tendrá que recuperar el lugar que antes tenía en el mundo para poder mantenerse con vida.

Esta entrega tiene un gran equilibrio entre comedia y drama, con momentos divertidos que hacen carismático a cada personaje sin dejar de lado un tema importante para quienes hemos pasado una pérdida: el proceso de duelo y la superación.

Entre momentos divertidos y ridículos, en cada capítulo se cuelan momentos desgarradores y crudos que nos muestran lo difícil que fue para todos los allegados de la protagonista lidiar con su repentina muerte.

La serie es una constante montaña rusa de emociones, donde la alegría es latente al ver a sus familiares y amigos reencontrarse con ella, pero también resulta agridulce ante el encuentro con su esposo, quien se casó de nuevo un par de años después.

En este apartado, la producción también rompe con el estereotipo de la “madrastra mala”, pues en realidad la nueva esposa es una mujer buena que está dispuesta a sacrificar todo por el bien de su familia.

Al final, definitivamente te cuestionas qué sería lo mejor: el deseo de que la protagonista tenga un final feliz y reviva o la felicidad de la madrastra, quien es una buena persona que tampoco merece quedarse sin nada.

MEMORIAS DE LA ALHAMBRA

El romance en los dramas coreanos es un infaltable seguro para atraer al público y conseguir un buen posicionamiento en los rankings. Por suerte, es cada vez más común encontrar series donde el romance está implícito, pero se centran en una trama “filosófica” o llena de acción.

Memorias de la Alhambra no se queda atrás. Aquí, la aventura es guiada por Jung Se-Joo, el CEO de una famosa compañía de innovación tecnológica que viaja a Granada, España, para hablar con un joven desarrollador que parece haber creado uno de los videojuegos mas ambiciosos de realidad aumentada.

Lo que empieza como un simple viaje de negocios para ganarle la patente del juego a su mayor competidor, tiene un giro siniestro cuando un terrible bug es encontrado en el juego y el protagonista se ve atrapado entre la realidad y la fantasía para tratar de resolver el problema y evitar una catástrofe para los futuros jugadores.

La serie tiene una estética única, con increíbles efectos especiales para mostrar las interfaces de los videojuegos y con escenas de acción bien elaboradas y creativas.

La producción no escatimó en gastos, pues el equipo de filmación viajó a Granada para grabar la mayor parte de las escenas, logrando capturar la belleza e historia del lugar.

Esta es una serie que en definitiva te atrapa hasta al final con la esperanza de un desenlace feliz y, claro, sin dejar de lado el deseo de que el romance entre los protagonistas florezca y estén juntos.

KINGDOM

Los zombies pueden ser un tema recurrente y hasta gastado. Sin embargo, los escritores surcoreanos parecen encontrar la forma de traer originalidad al género.

Dese una película con acción y conmovedora como Tren a Busan, hasta llegar a Kingdom, una serie que lleva a los zombies a la era de la dinastía Joseon (1392-1897), donde el príncipe heredero Chang luchará para descubrir el origen de esta rara epidemia y tratar de acabar con ella.

La serie no sólo trata sobre zombies y la supervivencia de los protagonistas, sino que también se enfoca en la corrupción política del palacio y la lucha del príncipe heredero por defender su derecho al trono.

Con efectos especiales remarcables y un elenco compuesto de actores reconocidos, Kingdom logró posicionarse como una de las series con mayor rating en Corea, algo notable al ser una de las primeras series producidas ahí por Netflix.

Como todo drama histórico, el apartado visual cumple con mostrar la tradicional estructura de los edificios coreanos de la época. Ningún detalle es descuidado. El maquillaje de los zombies es creíble y aterrador, sin dejar de lado la adherencia al vestuario de la época.

El suspenso cumple, tanto en el misterio de los zombies como en la corrupción política. A pesar de que éste último es un tema recurrente en los k-dramas, el agregado de la crisis apocalíptica en un drama histórico brinda un soporte de originalidad que es bien llevado durante todos los capítulos, sin que alguna de las problemáticas se sobreponga a la otra.

SWEET HOME

Los webtoons (cómics coreanos) también han comenzado a convertirse en grandes exponentes de la cultura surcoreana. En los últimos años ha habido cientos de adaptaciones de webtoons a k-dramas, y Sweet Home podría ser una de las más ambiciosas.

La historia se centra en Cha Hyun-soo, un joven que acaba de mudarse a un complejo departamental después de que su familia murió en un accidente automovilístico. De pronto, la capacidad de supervivencia de los habitantes del complejo será puesta a prueba cuando la población comienza a convertirse en aterradores monstruos sin razón aparente.

El carisma de los diferentes personajes te atrapa y orilla a elegir a tus favoritos de inmediato, mientras que te mantendrán pegado a la pantalla al intentar encontrar las causas de la conversión de humanos a monstruos.

Por momentos, la serie también ahonda en las relaciones e interacciones entre los personajes, el egoísmo humano cuando se trata de tu propia supervivencia y lo difícil que puede ser para algunos adaptarse a una crisis apocalíptica sin los lujos a los que están acostumbrados.

El diseño de los monstruos cumple con la parte aterradora y de suspenso para la serie, y son suficientes para tener escalofríos cada que un nuevo monstruo amorfo es presentado en pantalla para poner en peligro a los protagonistas.

ARTHDAL CHRONICLES

Junto a Sweet Home, es probablemente una de las series mas siniestras de los k-dramas fantásticos. Una historia original que nos adentra en el mundo ficticio de Arthdal, donde los protagonistas luchan constantemente por obtener libertad y poder mientras nos muestran la amplitud del mundo fantástico y las diferentes razas y culturas que lo habitan.

Mayormente enfocada en el desarrollo de cuatro protagonistas, Arthdal Chronicles es una serie que podría resultar complicada de ver: el desarrollo de la historia llega a sentirse lento o demasiado enfocado en los problemas políticos. Incluso para el público coreano, podría ser demasiado violenta y gráfica.

Sin embargo, Arthdal Chronicles marca un precedente en las producciones coreanas al ser la primera serie bajo el género de la “fantasía histórica”.

Con una gran producción, la serie muestra escenografías únicas que te sumergen en el gran mundo de Arthdal. El desarrollo de este universo destaca cada detalle para ser creíble, con múltiples tribus que claramente se distinguen por el vestuario, el lenguaje e incluso la religión que profesan.

Cada capítulo es un viaje a este maravilloso mundo lleno de peligros con buenas dosis de acción, suspenso y una gran variedad de personajes. No faltará aquel poco agradable que deseas que tenga su merecido, ni aquellos que te conmuevan y desees que superen las adversidades.

En definitiva, Arthdal Chronicles es una serie que merece una oportunidad al ser una de las producciones más elaboradas y atrevidas dentro del género.

Sea cual sea el núcleo de la historia, cada vez hay más k-dramas que se animan a experimentar con el género fantástico, sin miedo a invertir lo necesario para hacer producciones a mayor escala.

Los k-dramas son sin duda una manera para adentrarte a la cultura coreana y entretenerte un buen rato.

Cualquier serie de esta lista está disponible al momento en Netflix, junto con una gran variedad de contenido coreano al cual vale la pena echar un ojo. Cuando se trata de k-dramas, la lista es tan larga que hay series para todo tipo de gustos.

Este artículo forma parte de los resultados del Curso de Periodismo Cinematográfico de la Academia de Artes y Ciencias Cinematográficas de Hidalgo, realizado en septiembre de 2021. Agradecemos a Alejandra Montes de Oca por permitirnos compartir sus letras en este blog.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *