Redacción: Alondra Pérez Talonia

Bathsheba / El conjuro

En la década de los 70, la familia Perron habitó en una granja en Harrisville, Rhode Island donde vivirían los años más espantosos de sus vidas.

Desde que llegaron hasta que se fueron, la familia fue testigo de las manifestaciones paranormales que ocurrían en la solitaria y maldita casa.
Las manifestaciones generalmente eran por la noche, y siempre comenzaban con un llamado a la puerta tan fuerte que despertaba a todos los miembros de la familia, se podía percibir una niebla azul que abundaba por la casa.

La granja era tan antigua que muchas personas murieron ahí, aunque la mayoría eran espíritus buenos, había un espíritu malvado y vengativo que se llamaba Bathsheba Sherman, una bruja que sacrificó a su primer hijo como ofrenda a Satanás, después de esto la mujer quedó maldita y sus otros 3 hijos morían al cumplir 4 años de edad. La leyenda dice que Bathsheba maldijo la casa antes de morir, se dice que ella misma se quitó la vida, ahorcándose.

La familia Perron acudió a Edward y Lorraine Warren, ellos fueron quienes determinaron que el espíritu más violento de la casa, era la bruja Bathsheba, ya que Carolyn Perron (la madre) fue atacada por una mujer con el cuello roto cuyo rostro no se podía distinguir, las marcas que le quedaron fueron como de una aguja, y con una aguja es como Bathsheba mató a su propio hijo.

La familia Perron pudo librarse de Bathsheba después de que Carolyn, quien fue la principal víctima de la ira de Bathsheba, fue sometida a un exorcismo, ya que se decía que el espíritu de la bruja envidiaba a Carolyn y deseaba quedarse con su esposo e hijas.

Actualmente la casa sigue embrujada, pues las familias que han habitado la casa, se cambian al poco tiempo ya que aseguran que espantan, incluso un trabajador que estaba remodelando la casa, huyó dejando todo su equipo de trabajo en la casa y ya nunca volvió por sus cosas.

El camino hacia el terror


La mayoría de las personas que amamos el género de horror conocemos la película El camino hacia el terror, un filme que sin duda, te deja con los vellos de punta al ver sus escalofriantes y crudas escenas. Sin embargo, la realidad es mucho más terrible que la ficción…

La saga se centra en una familia de caníbales deformes que cazan a todas aquellas personas que tengan la mala fortuna de cruzarse en su camino, terminan con ellos de maneras crueles y atroces para después comerlos. El creador, guionista y director Alan B. McElroy, declaró en una entrevista que su película fue inspirada en una historia real, un hecho terrorífico ocurrido a finales del siglo XVI.

Alexander Sawney Bean era un joven aparentemente normal, que vivió con su familia en una granja, ubicada en las afueras de Edimburgo, cerca de la costa de Escocia. Trabajaba con su padre, un hombre honesto que se dedicaba al ganado, y aunque no tenía mucha entrada de dinero lo poco lo utilizaba para mantener a su familia.

Alexander estaba cansado del trabajo duro y la pobreza que sufría, el hambre lo hizo tomar la decisión de huir con su novia para iniciar una nueva vida juntos. No tenían dinero, ni alimentos, al principio solo sobrevivieron de robos y asaltos a cualquier viajante que se encontraban cerca de su paso.

En medio del recorrido, la pareja encontró una cueva en la costa de Bannane Head, cerca de Galloway. La caverna iniciaba en una pequeña grieta, pero al adentrarse se percataron que era grande y profunda. En ocasiones la entrada quedaba cubierta por la marea, ideal para un escondite perfecto.

Decidieron instalarse durante unos días para resguardarse del clima, sin embargo, con el paso del tiempo fueron convirtiéndolo en su nuevo hogar. Siguieron subsistiendo de robos, a veces hasta llegar al punto de terminar con la vida de las personas.

Conforme pasaron los años, la pareja mostraba comportamientos salvajes debido al aislamiento, tuvieron hijos y cuando crecían cometían incesto. Todos mantenían relaciones carnales entre ellos; hermanos con hermanas, padres e hijos, etc. procreando nuevas vidas y aumentando cada vez más la familia. El incesto se hizo una práctica usual entre todos.

Sus necesidades, como el apetito crecían, y ya no se conformaban con solo comer pescado o frutas que recogían de la naturaleza. Buscaron nuevas alternativas pero nada los satisfacía hasta que un día encontraron la solución a sus problemas…

Cuando se encontraban un persona solitaria o con pareja, los integrantes de la familia Sawney los emboscaban para acabar con sus vidas.

Pero esta vez el cuerpo de los fallecidos no solo eran despojados de sus pertenencias, sino que también eran devorados por todos ellos. Desde entonces cometieron un sin fin de actos terribles sacrificando a muchas personas para mantener saciada el hambre, convirtiéndose en una de las historias de canibalismo más brutales de todos los tiempos.

Durante 25 años, grandes cantidades de personas desaparecieron en las zonas rocosas de Galloway. En algunas ocasiones solo encontraban restos de cuerpos o huesos tirados en las orillas del mar donde la familia Bean, arrojaban sus sobras al agua.

Pero todo esto llegó a su fin, una tarde cuando un grupo de treinta personas caminaban por la zona y escucharon gritos de pánico a poca distancia de ellos. Al llegar al lugar encontraron un acto realmente aterrador que los dejó estupefactos. La familia Bean, quienes lucían sucios y con apariencias primitivas, devoraban el cuerpo de una mujer tirada en el suelo mientras que otros miembros acechaban a un hombre que intentaba desesperadamente defenderse.

La familia Bean, al ser descubiertos por los viajeros huyeron hacia las colinas desapareciendo de la escena al instante. Por fortuna el hombre logró salvarse de un destino que habría sido fatal, sin embargo, su pareja no corrió con la misma suerte…

Debido a esto, ya había testigos que confirmarían el gran misterio de las desapariciones.

La historia llegó en boca de todos y a oídos del rey James I, el cual ordenó a sus soldados salir a cazar a la criaturas que cometían aquellos crímenes. Buscaron por toda la zona acompañados de perros sabuesos, quienes ayudaron a encontrar los caníbales gracias al olfato. Ladraron y aullaron cerca de la cueva donde la familia Bean había durado años escondida.

Encontraron a los 48 miembros de la familia rodeados de numerosos restos humanos, como también monedas de oro, ropa, anillos, espadas y toda clase de objetos pertenecientes a sus víctimas. Toda la familia fue condenada y torturada hasta perder la vida. Finalmente, la secta Bean había desaparecido de la faz de la tierra.

Se estima que más de 1,000 personas perdieron la vida devoradas por éste grupo de caníbales. Actualmente, existe un acantilado en la costa de Escocía, que conecta hacia la cueva oscura donde alguna vez fue el hogar de la familia Bean, y a pesar de que han transcurrido más de 600 años, aún nadie se ha atrevido a ingresar.

Annabelle

Todo comenzó cuando Deirdre recibió por su cumpleaños un regalo de su madre, una muñeca de trapo “Raggedy Ann” con hilos rojos como cabello y una nariz roja triangular. Deirdre era enfermera y vivía en un apartamento con Lara, quien tenía la misma profesión. Estas chicas nunca se imaginaron que esta inocente muñeca, escondía un oscuro secreto, el cual pronto iban a descubrir.

La pesadilla comenzó con pequeñas manifestaciones, siempre que las jóvenes llegaban a su hogar, encontraban a la Raggedy Ann en diferente posición de cómo la dejaron, generalmente le gustaba cruzar las piernas; después empezó a moverse de un lugar a otro, ella siempre estaba en la cama de Deirdre pero aparecía en otros lugares de la casa, como en una silla, un sofá o cualquier rincón; También dejaba mensajes escritos en un pergamino, los mensajes decían: “Ayúdanos” y “ayuda a Cal”, Cal era amigo de las muchachas.

Tras estas manifestaciones paranormales, las enfermeras decidieron llamar a una médium, quien pudo contactar con el espíritu de la muñeca, quien se decía llamar Annabelle Higgins, una niña de siete años que murió en la propiedad antes de que los apartamentos fueran construidos, antes había sido un campo donde Annabelle fue muy feliz; Annabelle les hizo saber que lo único que quería era ser amada, y les preguntó si ella podía quedarse con ellas y moverse a través de la muñeca. Las enfermeras aceptaron ya que por su profesión, uno de sus dones era la compasión ante el dolor ajeno.

Annabelle en fechas navideñas les dejó una bota de chocolate como un regalo de agradecimiento; ellas estaban encantadas de poder cuidar del espíritu de la niñita.

Cal frecuentemente visitaba el departamento, el nunca pensó que Annabelle fuera linda, mas bien la veía como una muñeca vudú, ella lo hacia tener pesadillas constantemente. Una ocasión estaban Lara y él solos, cuando de pronto escucharon un ruido como si alguien hubiera irrumpido en el cuarto de Deirdre a eso de las 11 de la noche, Cal esperó hasta que el ruido se silenciara para abrir la puerta del cuarto y prender la luz, al ver con claridad no había nada extraño, hasta que vio a Annabelle tirada en una esquina, el se dirigió hacia Annabelle y cuando estaba apunto de tocarla, sintió que alguien estaba atrás de él, Cal voltea y no había nadie, pero algo de naturaleza invisible le cortó el pecho, toda su camiseta estaba llena de sangre, al quitársela, se percataron que su herida tenía la marca de una garra.

Las enfermeras contactaron un sacerdote de su iglesia, quien por su falta de conocimiento en demonología, decidió hablarle a los investigadores paranormales Warren, quienes descartaron la posibilidad de que las muchachas se mudaran del apartamento, ya que no era así de sencillo librarse de Annabelle, o mas bien de la maligna entidad, pues realmente el espíritu de Annabelle Higgins nunca arribó a la muñeca, mas bien era una entidad que nunca fue humana, un malévolo espíritu que usó el nombre de Annabelle como mascara, un oscuro ente quien movía a Annabelle como títere para simular que estaba poseída, así es, se trataba de un demonio.

Y aunque un exorcismo en el apartamento fue suficiente para liberar a las mujeres de ese demonio, la muñeca realmente nunca fue completamente liberada pues el demonio se vinculó a ella.

En el camino de regreso, los Warren tomaron a Annabelle por seguridad de las enfermeras, sin embargo en el camino se quedaron sin frenos y estuvieron a punto de sufrir un fatal accidente, pero el agua bendita ayudo a calmar la ira concentrada en la muñeca. Edward colocó en su oficina sobre una mecedora a Annabelle, quien durante las noches levitaba; Lorraine comenta que un gato se apegó a la muñeca y constantemente le llevaba objetos de los Warren a su merced.

Un sacerdote amigo de los Warren fue a visitar a Annabelle y a pesar de que los Warren le advirtieron que podría ser peligrosa, cuando el religioso la vio, de una manera tosca la agarró y le dijo: “Eres una muñeca de trapo Annabelle, no puedes lastimar a nadie” para después lanzarla contra la pared. Ya había llegado la madrugada y el padre iba regreso a su destino, se trasladaba en una solitaria carretera, estaba un poco nervioso por el altercado con Annabelle y las advertencias de los Warren, cuando de pronto al ver al retrovisor sus ojos chocaron contra los de Annabelle, efectivamente Annabelle estaba ahí para provocarle un terrible accidente al padre, el perdió el control del auto y se volcó, pero afortunadamente logró sobrevivir.

Otro de los casos en los cuales Annabelle ha hecho de las suyas, es el de un muchacho quien fue de visita al museo de los Warren, la novia afirmó que el hizo burlas sobre la “Raggedy Ann”, lamentablemente eso le deparó un trágico destino al joven, pues al ir de regreso del museo, el tuvo un fatal accidente en moto junto a su novia, ella quedó con vida pero el no logró sobrevivir.

Actualmente Annabelle se encuentra encerrada en una caja con vidrio en el Museo de Ocultismo de los Warren y cada semana un padre va a bendecirla.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *