Por: Octavio Jaimes

En las siguientes líneas pretendo buscar una reflexión más allá de un análisis, en la que, junto con el lector, podamos generar discusión y encuentro de puntos de vista.

Metrópolis es obra cúspide del expresionismo alemán, precursora del cine de ciencia ficción y definida por muchos estudiosos como una de las primeras obras maestras no solo de su género, sino del séptimo arte como tal.

Para pretender un acercamiento a la comprensión de la cinta es importante señalar que fue realizada en plena época de los dorados 20’s del cine, años de posguerra de Alemania en donde el financiamiento para las artes era una prioridad para así contrarrestar, paulatinamente, la propaganda antialemana que invadía los cines europeos y americanos, consecuencia de lo acontecido en la Primera Gran Guerra.

Berlín era el centro cultural de Europa, premisa fundamental para el desarrollo del expresionismo alemán, corriente artística en donde el cine se convertía en expresión de los sentimientos y las emociones por encima de la representación de la realidad objetiva, teniendo como principal finalidad explicar los estados de ánimo de los personajes a través de simbolismos conjugados con los decorados y escenarios.

En Metrópolis el expresionismo se manifiesta a través de un diseño de producción arquitectónico, casi escultórico, imponente, idea que inmediatamente se consolidó como la principal inspiración para la gran mayoría de películas sci-fi, entre ellas, la épica Blade Runner (Ridley Scott, 1982).

Fritz Lang nos ofrece en su obra toda una clase de cómo debe usarse la semiótica y la retórica para contar una historia: el filme, en su totalidad, aborda relatos bíblicos, ofreciendo una visión en donde estos se mezclan con los problemas políticos y sociales de su época: revolución, distinción de clases sociales, explotación a los obreros y represión.

Es así como el “ser máquina” (llamado de esta forma y no robot debido a que ese término aún no gozaba de mucha popularidad, puesto que fue acuñado apenas 6 años antes, en 1921, por el escritor checo Karel Cäpek. La novela fue escrita en 1925 así que estaba muy cercana al nacimiento de la palabra), representa en todo momento la consolidación del pecado, del efecto del fruto del conocimiento, la tentación del hombre: una Eva al tomar la imagen de María -que, dicho sea de paso, María es una representación de la redención del hombre, el pecado inmaculado, símbolo del bien-, que usa como herramienta a los 7 pecados capitales para traer muerte y destrucción al mundo: ella es el pecado original.

La llegada del Mediador, quien es Freder, el protagonista de la cinta, hace alusión al Mesías, al Salvador, el que más tarde se convertirá en el puente para la reconciliación de las clases: el corazón del cuerpo de Metrópolis en donde los obreros son las manos y los intelectuales y poderosos son la mente.

Las máquinas se presentan como los entes de alienación y enajenación de los humanos, condenándolos a los instintos y pensamientos más básicos, sometiendo al hombre a lo meramente motriz, alejándose de lo pensante; en efecto, en la actualidad, estas ideas se han convertido en realidades, pues el mundo es un engranaje que se ha fusionado a la tecnología.

La premisa de Lang es cierta: los intelectuales, los de poder y solvencia económica tendrán el control sobre los obreros, siempre y cuando el obrero no reciba un impulso externo que lo incite a “abrir los ojos”.

Cuando esto pase, entonces vendrá la revolución, la rebelión de una clase que no se da cuenta que la estrategia de control a la cual se somete, no solo representa la supervivencia de ambos polos, también significa una pérdida mayor para los que se esclavizan al sistema, buscando la dignidad a través del desarraigo y nulo desarrollo.

La distopía presentada en Metrópolis nos muestra que, en efecto, las clases dependen una de la otra, sin embargo, la destrucción que siempre es necesaria para la reconstrucción, implica que aquellos que tienen poco, lo pierdan todo. Para la otra clase, será un simple cambio de página y un “nuevo comienzo”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *