Por Yulissa Galindo Ortiz

Seguramente has escuchado recomendaciones de este largometraje japonés más de una vez, y con justa razón, ya que ha sido aclamada por la crítica como una de las mejores películas antibelicistas de la historia, incluso ha sido comparada con The pianist.

La tumba de las luciérnagas nos cuenta la triste y desesperada historia de dos hermanos que tratan de sobrevivir por su cuenta a los últimos meses de la segunda guerra mundial en Japón. Estos hechos se basan en la novela de Akiyuki Nosaka, que a su vez se basa en lo que vivió el autor en ese mismo periodo, publicado en 1967.

Es el tercer largometraje del famoso y querido Studio Ghibli que salió a la luz en 1988 y fue dirigido por Isao Takahata. Cuenta con dos live action, el primero se estrenó en 2005 para conmemorar el 60 aniversario del fin de la segunda guerra mundial y el segundo de 2008, ambos con el mismo nombre original.

Ahora bien, ¿por qué la recomiendan tanto y te advierten de que probablemente llorarás? Al igual que en The pianist, la crudeza de la guerra no fue un hecho aislado para Wladislaw Szpilman, fue un destino compartido con millones de judíos que hoy en día son el testimonio de lo que puede hacer el odio.

En el caso de Akiyuki Nosaka, o de Seita y Setsuko (protagonistas de esta cinta), lo que retrata se retrata es también la historia de miles, o incluso millones, de niños japoneses que quedaron huérfanos debido a la guerra.

Si bien, estas historias no son tan conocidas por el público como las de los sobrevivientes del Holocausto, lo que toca el corazón de quien la mire es el hecho de ver la crueldad y crudeza de los estragos de la guerra en niños inocentes que desgraciadamente tuvieron un fatídico final.

Si ya la viste entenderás el mensaje y el sentimentalismo que envuelve esta película, incluso tendrás tu propio juicio de porqué recomendarla una y otra vez. Pero si no, te invitamos a que la veas y seas testigo del amor de hermanos y la maldad de la guerra. Eso sí, con tu comida favorita y si eres muy sentimental, una caja de kleenex.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *