Por Lucero Aldana

Megan es una chica popular que cae en el estereotipo de ser una excelente hija, porrista y novia de un jugador de futbol. Podríamos asumir que es alguien usual y hasta popular, pero su familia y amigxs suponían que la sensibilidad y gustos de ella eran distintos a los de cualquier adolescente de su edad. Su círculo familiar y social asumió que era lesbiana, buscando una “solución” realizan una intervención donde convencen a Megan que está mal y será enviada a una especie de “centro de rehabilitación”.

But I'm a Cheerleader (1999) YIFY - Download Movie TORRENT - YTS

Con esta premisa comienza But I’m a Cheerleader, película de 1999 dirigida y escrita por Jamie Babbit. Con un gran elenco entre los cuales se encuentra Natasha Lyonne, Clea DuVall, Cathy Moriarty y RuPaul Charles.  Esta comedia romántica con un toque de sátira explora el descubrimiento de la orientación sexual, llevándolo a la sátira de un supuesto centro de rehabilitación en el que explora los roles de género basado en los constructos sociales.

Después de la intervención extraña por parte de sus padres, amigxs y novio, Megan se convence de que tal vez sí tenga algo raro y acepta asistir al centro de conversión llamado “El Camino Correcto”. Al llegar al lugar es recibida por la fundadora y terapista, Mary, quien le dice que estará ahí por dos meses, le explica los pasos por los que tendrá que pasar para ser heterosexual, le muestra el lugar y es presentada con las demás chicas con las que compartirá habitación.

But I'm a Cheerleader |

Los pasos que seguirá son algo extraños y demasiado apegados a los estereotípicos roles de género. El primer paso es admitir que eres homosexual, un paso algo complicado para Megan, ya que no se sentía segura de sus sentimientos y su orientación sexual, al aceptar que es lesbiana comienza a llorar y sentirse confundida respecto a lo que ha sido su vida.

En los siguientes pasos de su terapia se les enseña roles de género en los cuales los estereotipos son lo que sobresale, enseñándole a las mujeres como cocinar y limpiar, y a los hombres acerca de fuerza al talar. En esta supuesta terapia buscan que es lo que originó su homosexualidad con la idea de culpar a los padres por cualquier mínima acción donde no cumplieran los roles de género estrictamente.

Mientras pasa la terapia, la relación de Megan con Graham, otra de las chicas en el centro, se hace más grande y comienzan a notar que se gustan. No fue hasta que una noche deciden escapar con otrxs chixs del centro para ir a un bar gay en el cual ambas notaron que tenían sentimientos y se besaron. Pero su felicidad no duraría mucho, justo al día siguiente la directora descubrió que habían salido, llevándolas a confrontar a sus padres para que confesaran, pero nadie confeso absolutamente nada.

But I'm a Cheerleader' could be the best queer movie ever and it's back! -  Queer Forty

Finalmente, llegan al último paso, con algunos compañeros menos, pero en el último. En este realizan una simulación de una “vida heterosexual” donde arreglan autos, tienen citas, se maquillan y varias actividades más de una supuesta vida “normal”. Todxs creían que por fin saldrían de ahí, pero Megan y Graham cometieron un error que llevo a que la directora descubriera su relación.

Megan fue expulsada del centro al no aceptar un trato propuesto por la directora, no fue lo mismo para Graham, quien sí aceptó el trato. Siendo así que Megan no llegaría a la graduación y sus padres la vetarían de su hogar, a diferencia de Graham, quien se graduaría y podría quedarse con la herencia de sus padres.

Al irse, Megan busca refugio con una pareja de hombres que la ayudan a comprender que lesbiana no tiene nada de malo y que no debería estancarse en los estereotipos. Al estar un poco calmada, idea un plan para ir a la graduación y así escapar con Graham, irrumpiendo en el lugar y así huye huyen juntas.

But i'm a cheerleader, 1999 - Cine Gay Online

Este filme te muestra con sátira los centros de conversión, llevándolo a la pantalla con una paleta de colores sorprendente y una historia que te puede hasta conmover entre las risas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *