Por Yulissa Galindo Ortiz

Probablemente no conocías este término ni cómo se emplea dentro del cine, pero es algo muy sencillo de entender, ya que, aunque no lo creas, está presente en muchas películas icónicas de la cultura pop. Hoy te hablaremos de los famosos McGuffin.

Para empezar, esto ha existido desde siempre (en la narrativa, literatura y posteriormente en el cine), no es algo inventado de la noche a la mañana, sin embargo, el término nació gracias a Alfred Hitchcock, un ingenioso director y guionista pionero en muchas de las técnicas utilizadas hoy en día en largometrajes de thriller psicológico y suspenso.

Él mismo describió este término con dos ejemplos: “En historias de ladrones siempre es un collar y en historias de espías siempre son los documentos”. En otras palabras, un McGuffin es el empuje que necesita la trama para avanzar, pero no es lo más importante.

Sí, así como lo lees; es el punto de partida, pero no es esencial, ya que puede ser cualquier cosa como un objeto, una persona, algún acontecimiento o una meta, la lista es larga. Lo que no cambia es que este elemento debe ser importante para los personajes, pero no para el espectador.

No tiene mayor utilidad en el argumento mas que una finalidad emotiva, ya que busca causar en el personaje una emoción con la que el espectador se identifique según su situación y no por el objeto, porque algunas veces ni siquiera existe una explicación coherente del porqué de un mcguffin especifico.

Este elemento es intercambiable e independiente, es decir, si lo sustituimos por cualquier otra cosa no debe haber cambios. Tanto que, de hecho, ni siquiera es necesario emplearlo dentro del guion.

Puede sonar un tanto complicado, pero no lo es tanto; a continuación, te damos unos ejemplos en las películas más taquilleras:

Pulp fiction

El maletín. Nadie sabía qué tenía dentro, solo sabemos que gracias a él Jules y Vincent se ven involucrados en una serie de infortunios.

¿Qué pasó ayer?

Doug. Sí, aquel amigo desaparecido que vemos solo al inicio y al final de la película.

Los Simpson: La película

El cerdo que Homero adora y que, gracias a él, las tragedias en la familia comienzan.

Perros de reserva

La bolsa de diamantes que los ladrones ambicionaban, pero casi no se menciona.

El gran hotel Budapest

La famosa e invaluable pintura Niño con manzana que pasa la mayor parte de la cinta cubierta y desaparecida.

Psicosis

El maletín del dinero que lleva a Marion al motel Bates.

Este recurso cinematográfico es muy usado, pero no notado. Cuéntanos, ¿podrás identificarlo en la siguiente película que veas?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *