Por Diana Paola Bautista Sánchez

A través de los años así como el paso de las generaciones se han transmitido diversas historias de todo tipo, algunas con un enfoque al romanticismo, otras de venganza o guerra, muchas más llegan a ser ficción, incluso aquellas que relatan acontecimientos de índole paranormal, mismas que han logrado un impacto, llegando así a la pantalla grande al retratar acontecimientos pasados sobre entidades del más allá, visibilización de cultos, maldiciones o presencias demoniacas, que han acaparado la atención de los espectadores interesados en lo desconocido.

Para la producción de dichos proyectos ha sido necesaria la inversión de grandes cantidades de dinero, así como la búsqueda de objetos o escenografías que se acerquen a la proyección real de la historia o, en dado caso, la utilización de las verdaderas locaciones con el objetivo de contagiar el miedo por medio de la actuación y la pantalla.

Pero en otros casos la entrega ha sido tanta que el realismo ha propiciado actividades paranormales y hechos inexplicables mismos que se presentan dentro de rodajes a nivel nacional como internacional.

Uno de los ejemplos ha sido lo ocurrido con la película de El exorcista, en 1973, la cual trata de la posesión demoniaca de una niña.

De acuerdo a los testimonios del equipo de producción y lo dicho por los estudios Warner, durante la grabación ocurrieron varias muertes de trabajadores, así como de los familiares y amigos de las personas involucradas con la filmación.

De igual manera, sin razón alguna se presentó un incendio que afectó el espacio físico, retrasando así la fecha de lanzamiento, por lo que los acontecimientos fueron considerados como parte de una maldición.

Otro de los proyectos que vivió acontecimientos trágicos dentro de la producción fue La profecía, misma que dentro de su trama se enfoca en la llegada del anticristo a través de un niño.

Al igual que en el ejemplo anterior ocurrió una muerte dentro del set de grabación, donde una acompañante del encargado de efectos especiales fue decapitada por una rueda en un accidente, situación que conmocionó a los productores, ya que la muerte era muy parecida a una presentada dentro de una de las escenas, dejando así en misterio los acontecimientos ocurridos.

En las películas recientes donde se presentaron avistamientos paranormales fue en la película de Annabelle, perteneciente a la franquicia de los casos y experiencias de los Warren. De acuerdo con lo dicho por el director, la muñeca utilizada se cambiaba de posición, incluso comentó que le dejaba notas escritas como en la historia real.

En México también han suscitado situaciones parecidas dentro de los rodajes de terror. Dentro de la clasificación se encuentra Cañitas que, de acuerdo a Carlos Trejo, escritor de la película, explicó que la casa donde se llevaba a cabo el rodaje explotó de manera imprevista, por lo que tuvieron que justificarlo dentro de la historia. Por otra parte, un vidrio de un automóvil se estrelló inexplicablemente.

Apariciones en los sets de rodaje, accidentes de gravedad, incendios y pérdidas humanas son las tantas situaciones que se han presentado en grabaciones de terror en la pantalla grande, dejando a la incertidumbre si se trata de maldiciones, simples coincidencias o parte de las estrategias de propaganda para la atraer la atención del público, pero en cada uno de los casos se visibiliza y se hace presente el compromiso de los cineastas y equipos de producción de dicho género atrás de la pantalla.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *