Por Martín Felix

La vida se consume lenta y dolorosamente, las horas no pasan, los ocasos se ven lejanos. Pesadilla viviente, tormento cíclico convertido en funesta lápida. Nadie oye, nadie escucha, no hay quien acuda al llamado, todos cómplices de la desgracia y la inexistencia. 

Esfera tóxica, ruin y escalofriante. Callejón oscuro de las perversidades y maliciosas intenciones. David Pablos extiende en Las Elegidas la poderosa red forjada en promesas sombrías cubiertas por la capa dulce y sensible a las emociones, cruel demonio devastador del tierno rostro de la inocencia, del sueño total por la vida y el afecto sincero.

Avasallador designio, rincón del pavor, del asco y la repulsión. Violento tornado capaz de desfigurar el alma hasta transformarlo en una maltrecha figura gris de lo que alguna vez fueron sonrisas sinceras y miradas brillantes. Rostros acribillados, afligidos y sin ilusión. Calabozos rebosantes de gritos desesperados e impregnados de absoluta repugnancia. 

Golpe psicológico, deteriorante y extenuante a los sentidos, nauseabunda ola de caricias arrebatadas. Viaje mental perturbante y despiadado, atiborrando el canal auditivo con lo más descompuesto de las memorias humanas, sus bajos instintos y sus más impúdicas ambiciones. 

Palabras hermosas convertidas en armas, emblema del asedio atroz e impío. Proceso de una trampa mortal, depredador sin sentimientos, enganchado a un sólo propósito. Creador de escenarios mágicos y entornos exquisitos con el fin de succionar el espíritu por completo e irlo consumiendo. 

Ligera brisa de agua en el infierno, pequeño puñado de luz para calmar la agonía. El blando toque de la libertad y tranquilidad, sólo para verse partida en dos y caer como una máscara atestada de falsedad y amor ennegrecido. Entidad remitente de las deformes realidades, el lento y pesado matiz revelador de que el sufrimiento no acaba, tan sólo ha cambiado de tono para seguir lacerando.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *