Por Ivonne Pérez Ronquillo

Escrita y dirigida por Aaron Sorkin, El Juicio de los 7 de Chicago es una de las cintas nominadas a Mejor Película para la próxima edición de los Oscars este próximo 25 de abril; donde también cuenta 4 nominaciones extra: Mejor Actor de Reparto, Mejor Guión Original, Mejor Fotografía y Mejor Montaje. 

Sabemos bien que el streaming está dominando las producciones este año y esta película no es la excepción, ya que fue estrenada casi a finales de 2020 a través de la plataforma de Netflix. 

La cinta está basada en hechos reales, específicamente en el juicio que se llevó a cabo en contra de Abbie Hoffman, Jerry Rubin, David Dellinger, Tom Hayden, Rennie Davis, John Froines, Lee Weiner y Bobby Seale (aunque por menos tiempo), debido a los disturbios ocasionados en 1968 en el marco de la Convención del Partido Demócrata, donde cientos de jóvenes se manifestaban contra la Guerra de Vietnam que se suscitaba en esos momentos. 

En una primera descripción quizá no suene tan interesante, pero en verdad lo es, por algo está entre las candidatas a ganar el mayor premio de la industria, ya que no solo trata de un juicio realizado a 7 jóvenes revolucionarios, sino que implica un montón de ideologías sociales que todos deberíamos recordar de vez en cuando. 

Esta cinta nos habla de rebelión y por consiguiente, de la represión que los gobiernos (en este caso, el de Estados Unidos) siempre intentan ejercer de maneras no tan sutiles sobre aquellos que defienden ideales que atenta contra la comodidad de los políticos. 

La trama de la cinta muestra el más claro ejemplo de la represión en muchas de sus formas: negar la libertad de expresión, encarcelamiento injustificado y, sobre todo, abuso de poder que se manifiesta de principio a fin en toda la trama, justo como fue en realidad. 

Definitivamente es una película que ayuda a tomar consciencia de lo que pasó y sigue pasando ante la manifestación de distintos grupos sociales que buscan una reivindicación de sus derechos y que siguen sin ser escuchados.

Más de medio siglo ha pasado desde entonces y las cosas siguen igual, sin ser necesario que haya guerras para manifestarse y mucho menos para ser reprimidos. 

El Juicio de los 7 de Chicago es una excelente película que además de disfrutarse visualmente, se puede reflexionar. Esperemos que en las próximas premiaciones tenga el reconocimiento que se merece. 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *