Por Diana Paola Bautista Sánchez

El cine a lo largo de los años ha sido reconocido por contar diversas historias a través de la pantalla, las cuales han logrado impactar a los espectadores por medio del terror, la comedia, la animación, el romance o la ciencia ficción, entre otras.

Para lograr cumplir este objetivo ha sido de vital importancia el utilizar varias herramientas, como son las armas de fuego reales, pirotecnia de gran alcance, automóviles, helicópteros, etcétera.

Cabe mencionar que para el manejo de cada una de ellas se cuenta con personal especialista en el área quien le da uso para evitar contratiempos, fallas o accidentes, pero no todos los proyectos cuentan con la misma suerte, ya que han ocurrido situaciones en las que los errores han cobrado la vida en más de uno.

Uno de los ejemplos es el caso del rodaje de la película The twilight zone, que se realizó en 1983, donde debido a unas fallas en la pirotecnia el helicóptero que se estaba utilizando comenzó a bajar la altura del vuelo hasta poco a poco estrellarse, provocando la muerte por decapitación del actor Vic Morrow, junto a dos niños de seis y siete años que realizaban sus labores como extras, por lo que el acontecimiento fue catalogado como uno de los peores accidentes en la historia del cine.

Otro de los casos que se encuentran dentro de la misma clasificación es lo ocurrido en 1986, durante la filmación de la película Top Gun, en la cual fue contratado el piloto acrobático Arthur Everett Scholl, mejor conocido como Art Scholl, quien realizó algunas tomas aéreas desde un helicóptero que serían usadas para la película, pero debido a un mal giro de la aeronave esta se impactó contra el océano pacífico cerca de Carlsbad, California, provocando así su muerte.

Posterior al caso, no se pudieron determinar las verdaderas razones que generaron la caída, ya que no se pudieron recuperar las pruebas suficientes de las profundidades.

En el conteo también se encuentra la muerte de Brandon Lee en 1994, durante el rodaje de la película El cuervo, donde el actor perdió la vida después de recibir un impacto de bala, mismo que debió ser de utilería, pero a causa de un descuido de la producción, el arma mantuvo el cargamento real, por lo que generó la muerte del actor, que la esa fecha ha sido el caso más conocido en Hollywood, aunque se desconoce la identidad del responsable.

Dicha temática ha causado controversia y se ha intensificado de manera reciente por lo ocurrido durante la grabación del largometraje Rust en 2021, cuando el actor Alec Baldwin disparó accidentalmente con un arma a la directora de fotografía Halyna Hutchins, por lo que el suceso fue tomado como similar a lo ocurrido con la película El cuervo, por lo que los elementos policiales iniciaron las indagaciones correspondientes para esclarecer el caso para detener a los responsables.

Los hechos anteriores corresponden a solo una pequeña parte de la lista de accidentes que acabaron en tragedia dentro del cine, mismos que se provocaron reglamentaciones legales, como la prohibición del uso de helicópteros reales o la simple lucha jurídica por las pérdidas, pero en cualquiera de los casos se visibiliza la complicada y peligrosa labor de las producciones fílmicas, que muchas veces se pasan por alto, debido al concepto individual de la proyección cinematográfica.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *