Redacción: Alondra Pérez Talonia

La muerte muchas veces llega de manera inesperada. Esto fue lo que le pasó a estos actores, que lamentablemente fallecieron de manera inesperada y trágica mientras realizaban la filmación de una película, aunque algunas de las muertes se produjeron en el set de filmación, por negligencia o por salud, otras durante el viaje al set, camino a realizar un descanso o donde vivían.

En todos los casos, un infortunio semejante obliga a la producción a ingeniárselas para seguir adelante sin ellos o cancelar el proyecto.

Ahora lo único que queda es recordarlos por su talento mostrado en las películas que realizaron.

Paul Walker

El actor falleció el 30 de noviembre de 2013 en un accidente automovilístico, cuando el auto que conducía su amigo Roger Rodas impactó contra un poste de luz a unos 151 km/h en una autopista. El automóvil, que iba a exceso de velocidad, se incendió a los pocos minutos.

Walker y Rodas fallecieron en el acto, todo esto cuando Walker se encontraba en medio del rodaje de Rápidos y Furiosos 7.

El director James Wan y los estudios Universal combinaron distintas técnicas para que estuviese presente en la película. Cody y Caleb, los hermanos del fallecido intérprete, prestaron su cuerpo para algunas de las escenas.

El rostro del actor fue clonado digitalmente y colocado en el cuerpo de ellos a través del uso de tecnología CGI, haciendo que dicha película fuera un homenaje y una despedida para este talentoso actor.

Carrie Fisher

La actriz quien siempre será recordada como la princesa Leia de la saga Star Wars falleció el 27 de diciembre de 2016, cuatro días después de que sufriera un infarto en un avión de Londres con destino a Los Ángeles y fuese trasladada de urgencia a un hospital.

Fisher se encontraba rodando Star Wars: Episodio VIII – Los Últimos Jedi. Sin embargo, las escenas que Carrie había filmado fueron suficientes para culminar su participación.

Pero en el  Episodio IX, que se estreno el 19 de diciembre de 2019, gracias a los avances de la tecnología, Fisher apareció en la última entrega de la saga Skywalker para despedirse de su legado.

Heath Ledger

El actor falleció el 22 de enero de 2008, tras una sobredosis accidental de medicamentos. Heath Ledger estaba interpretando a Tony en la película El imaginario del Doctor Parnassus, pero no había completado ni la mitad del proyecto cuando su cuerpo fue encontrado sin vida.

Para poder terminar el filme, el director Terry Gilliam contactó a tres grandes estrellas de Hollywood. Comenzando a montar las imágenes y sustituirle por diferentes actores. El resultado es que cuando el personaje de Ledger salta al mundo de la imaginación a través del espejo mágico es sustituido por Johnny Depp, Colin Farrell y Jude Law, tres amigos del actor que aceptaron ser parte del proyecto y completaron las escenas en las que aparecía el personaje de Ledger. Los actores donaron sus ganancias a Matilda, la hija que Heath tuvo con Michelle Williams.

Brandon Lee

El actor falleció el 31 de marzo de 1993, en un extraño episodio cuando rodaba la película El Cuervo. Una bala que debía ser de fogueo resultó ser auténtica y le atravesó el abdomen. Faltaban tres días de rodaje cuando Lee recibió dicho disparo que terminó con su vida, a manos de su compañero de elenco Michael Massee, quien nunca imaginó que la bala del arma fuese real. La investigación concluyó que uno de los casquillos de bala auténtica se quedó atascado en el cañón del arma.

Se pensó en cancelar la producción, pero finalmente decidieron seguir adelante evitando los primeros planos, reciclando imágenes de Brandon inutilizadas y agregando digitalmente su cara sobre el cuerpo de su doble. Así fue cómo pudieron terminar las cuatro escenas que permitieron darle un cierre definitivo a la película.

River Phoenix

El 31 de octubre de 1993, el actor colapsó y murió de una sobredosis de drogas en la acera afuera del club nocturno The Viper Room. En el momento de su muerte, el hermano de Joaquin Phoenix estaba actuando en Dark Blood, que fue lanzada finalmente en 2012

El filme permaneció sin terminar durante 19 años. El director de dicha filmación, George Sluizer, estrenó la película el 27 de septiembre de 2012, en el Festival de Cine de Holanda en Utrecht y luego fuera de competencia en el 63º Festival Internacional de Cine de Berlín.

Philip Seymour Hoffman

El actor y director de teatro falleció el 2 de febrero de 2014, fue encontrado muerto en su apartamento de Manhattan por una sobredosis de cocaína mezclada con heroína. En ese momento, Hoffman estaba rodando Los Juegos del Hambre: Sinsajo – Parte 2. 

El actor ya había grabado el 80% de sus escenas y para solucionar las tomas restantes, el estudio decidió digitalizar su personaje, reescribir y dar a otros sus diálogos restantes.

Oliver Reed

El actor británico falleció repentinamente de un ataque al corazón el 2 de mayo de 1999 en La Valeta, Malta, durante un descanso del rodaje de Gladiator, filme de Ridley Scott y protagonizado por Russell Crowe.

La trayectoria profesional de Reed se vio empañada por su alcoholismo. Después de rodar algunas tomas, el actor bebió más de lo debido y su cuerpo no pudo soportarlo. Los productores de la película se plantearon volver a grabar las escenas de Reed con otro actor, pero finalmente decidieron contratar a un doble y editar su rostro de manera digital.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *