LA TRINCHERA: SIGNS

Shyamalan concierne palpar los terrenos de la susceptibilidad y los vastos campos de la apreciación humana en Signs. Un debate emocional incrementado ante el constante agravio de las convicciones, centralizado por un insistente autocuestionamiento.